¿Dispuesto a vivir?

Vivir significa enfrentarse a la vida. Reir, discutir, sentir. Enfadarse y alegrarse. Opinar. Aceptar y rechazar. Vivir comprende un término base: luchar. Desear no morir. Querer seguir adelante siempre. Vivir significa querer vivir bien. No dejar que el tiempo pase y morir deprimido. Intentemos hacer que nuestra vida sea mejor. Hablemos... No sé, ¿de vivir?

lunes, 7 de marzo de 2011

Cansado de no ser yo



Releyendo entradas pasadas me he dado cuenta de la cantidad de cosas que una persona puede prometerse y no cumplir. No me refiero a las promesas navideñas, que ilógicamente sí que realicé, si no a esas cosas que te prometes en momentos difíciles a sabiendas de que te hacen daño y necesitas madurar y evitarlas. El caso es que por una razón u otra, antes o después, las rompes.

La lista tiene un nombre más y otro “en proceso de”. Sé que dije que nunca volvería a utilizarla pero me engañé, la he utilizado pero con otra función. Al número 41 le apunté para convertir al 40 (mi ex) en un número más de la lista, y al número 42 o el que lo será en cuanto lo apunte, tiene la función de recordarme cuan bobo puedo ser aun que me repita que llevo las riendas.
Creo que la gracia de la lista ya no está en ser un contenedor de víctimas, si no que a partir de ahora va a ser una lista de experiencias. Ya no va a haber datos físicos de las nuevas personas, si no pequeños párrafos que haga que me acuerde de ellos en algún momento y me ría de mi propia gilipollez y de la suya, del surrealismo de mi vida y que me permita, dentro de veinte años, llamarme a mí mismo idiota cuando era más joven y tener pruebas irrefutables de ello para apoyarme.

Por unas razones o por otras la coraza permanece. Mi coraza para evitar daños, que me hacía más duro, me la quité, sí, pero puse otra. Otra coraza que me ha convertido en un completo hijo de puta con dosis de bordería e ironía en niveles apabullantes, con un falso ego atronador, y con un carácter fuerte totalmente falso. Por qué tristemente, todo es mentira, es parte de mi nueva coraza. El caso es que alguien de mi entorno me a echo replantearme todo esto de mi actitud. No basta con ir de guapo o de chulo, hay que creérselo, y en el momento en el que lo sepas ya no será necesario pecar de ego ni protegerse de nada. Así que sí, esta vez voy a abandonar mi coraza del todo pues he llegado a una conclusión clara, sin ser yo evito que me hagan daño, solo me lo hago yo, pero, a la vez que impido que me hieran impido que las personas me aporten cosas buenas. Si para ser feliz toca sufrir, supongo que tendré que permitirlo.

Supongo que de todo esto va el hecho de vivir, de cometer un fallo, repetirlo y finalmente intentar subsanarlo, volver a fallar, e intentarlo de nuevo hasta que cambie. No basta con saber lo que uno hace mal, sino un día encontrarte sabiendo que no te gusta hacer eso e intentar cambiarlo. Aunque estas dos simples cosas que voy a cambiar no sean tanto, en esto de volver a encontrarme es un principio, por que empiezo a echarme de menos. Creo que nadie es realmente consciente de lo complicado que resulta a veces vivir cuando piensas tanto y, sobre todo, lo complicado que resulta encontrar la felicidad tanto con alguien como con uno mismo.

5 comentarios:

V dijo...

Ya sabes que siempre me paso por aquí, pero por una cosa o por otra no suelo dejar comentarios, pero esta entrada se lo merece.
Si hay gente rara (por decirlo de forma suave) por el mundo, a ti te ha tocado soportar a unas cuantas.... pero bueno, de todo se aprende y, aunque parezca difícil, las cosas cambian. Como tú dices, las gallinas que entran, por las que van saliendo.

"...sin ser yo evito que me hagan daño, solo me lo hago yo, pero, a la vez que impido que me hieran impido que las personas me aporten cosas buenas. Si para ser feliz toca sufrir, supongo que tendré que permitirlo."
Chapó, Dani.

Anónimo dijo...

Felicito desde aquí a quien quiera que se sea la persona de tu entorno que te haya iluminado en el lúgubre camino que has recorrido hasta alcanzar las conclusiones que narras en esta gran reflexión sobre tí mismo.
No se si conseguirás ser tu mismo y quererte como tal después de tanto tiempo siendo otra persona, pero espero que lo consigas y que lo disfrutes, xq en el fondo ambos sabemos que vales tu peso en oro.
Y si quieres seguir con la lista es asunto tuyo, pero deberías dejar de mirar atras, dejar a un lado tu pasado, y mirar con vehemencia al presente y al futuro, xq lo importante no es quién fuiste ayer, sino quién serás mañana...

César dijo...

Todos en un momento u otro de nuestra vida nos hemos cruzado con personas que, aunque no hayan hecho daño, nos han ayudado a madurar.

El instalarse detrás de una coraza de distancia forzada para evitar las heridas también evita que disfrutemos de lo bueno que nos toca vivir; nos impide, en resumen y como tú bien has dicho, VIVIR.

ptdfsa dijo...

el miedo a encontrarte por fin y no reconocerte, a darte cuenta de que no eres quien te esperabas y de que la culpa no es siempre de los demás

a mí, más que miedo a que me hieran, es eso lo que me acojona de sobremanera

me gustan tus textos, hacen pensar con una facilidad increíble :)

Anónimo dijo...

Déjate de corazas absurdas, listas ridículas. La vida ya de por sí es complicada como para que uno mismo se ponga tantos obstáculos en el camino. Qué estrujamiento de neuronas y sentimientos. VIVE !!! aunque te equivoques y sufras en el intento, porque al final llegará tu recompensa.