¿Dispuesto a vivir?

Vivir significa enfrentarse a la vida. Reir, discutir, sentir. Enfadarse y alegrarse. Opinar. Aceptar y rechazar. Vivir comprende un término base: luchar. Desear no morir. Querer seguir adelante siempre. Vivir significa querer vivir bien. No dejar que el tiempo pase y morir deprimido. Intentemos hacer que nuestra vida sea mejor. Hablemos... No sé, ¿de vivir?

lunes, 22 de agosto de 2011

Adiós verano



El tiempo pasa y con él las cosas cambian, demasiado. En un par de semanas el verano llegará a su fin. Por suerte o por desgracia este ha sido para mí uno de los veranos más movidos de mi vida, en el sentido tanto de ir de un lado a otro desplazándome por España o por lo que mi corazón ha experimentado.

Éste verano empezó para mí demasiado pronto, teniendo en cuenta que termine las clases mucho antes que cualquiera, lo que hizo que temiera por lo que me deparaba. Para mí los veranos son buenos en tanto a que la compañía que tienes es buena. En ese momento estaba solo y se hacía duro el día a día, hasta que apareció él.

Creo que si tenía que descubrir en algún momento lo que el amor verdadero significaba fue en ese instante, hace unos tres meses exactamente, cuando me enamoré de una de las personas más maravillosas que conozco y a la cual no podré olvidar nunca.

En tres meses de verano con él, pese a estar la mitad de tiempo en la distancia, aprendí multitud de cosas que jamás olvidaré. Quizás yo por mi forma de ser no tuviera demasiado que enseñarle, pero siempre me gustaba sacarle una sonrisa al menos, verle feliz era algo que me inundaba el alma de gozo, porque sí, que la persona a la que amas sonría es de las mejores sensaciones que se pueden experimentar.

El caso es que el verano está acabando y con el vuelven de nuevo los cambios. Tengo miedo, la gente se acostumbra muy rápido a lo bueno y los cambios asustan, sobre todo de este calibre así que necesito decirte algo, a ti. No sé si lo leerás, pero el hecho de soltarlo me deja más tranquilo:

Sabes que una parte de mí siempre será tuya y estará esperando a que decidas regresar a recogerla y quedarte con ella. No importa cuánto tardes, aunque yo espero sinceramente que no sea más de un año, porque tengo muy seguro que, si sale bien, será una preciosa historia de amor que contar, y si no sale… Bueno, no será porque no lo intentáramos y siempre seremos felices en mi recuerdo.

Si pudiera pedir un deseo ahora, justo antes de terminar el verano, sería que estuvieras aquí, a mi lado, porque espero ansioso a que llegue el día en que podamos seguir siendo perfectos el uno para el otro.

1 comentario:

sanoro83 dijo...

No sé que tienen los veranos, pero casi siempre consiguen que nuestra vida dé un cambio (casi siempre a mejor). Espero que tu historia sigue siendo perfecta aunque se acabe este verano.