¿Dispuesto a vivir?

Vivir significa enfrentarse a la vida. Reir, discutir, sentir. Enfadarse y alegrarse. Opinar. Aceptar y rechazar. Vivir comprende un término base: luchar. Desear no morir. Querer seguir adelante siempre. Vivir significa querer vivir bien. No dejar que el tiempo pase y morir deprimido. Intentemos hacer que nuestra vida sea mejor. Hablemos... No sé, ¿de vivir?

martes, 11 de noviembre de 2014

De mensajes que quedaron sin enviar. Capítulo uno.



Buenas, soy yo. Vale, es un poco absurdo que diga que soy yo cuando en el remitente aparece mi nombre, pero bueno, me parecía mal no hacer referencia a que yo soy yo al inicio de un mensaje. Sí, empiezo bien. Muy en mi estilo de empezar a darle vueltas a las cosas para no llegar a ningún sitio.

Te quiero.

Sorpresa. Eso ha sido más directo. Aunque supongo que te lo esperabas. Tenía pensado decírtelo cara a cara, pero por mucho que lo intento no puedo. No cuando sé que dos palabras tan simples van a hacer que todo cambie de forma tan radical.

Olvídate un segundo de lo que te acabo de decir y presta atención a lo siguiente: Gracias. No es un gracias de mierda, de las que respondes sin querer a un camarero cuando te pone un café con la leche demasiado caliente para tu propio bien. No. Es un gracias de verdad, de esos que se dicen con la mano en el corazón y con gesto serio. Quiero darte las gracias por aparecer en mi vida, por la inesperada sorpresa que has sido. No soy de perder la esperanza, pero con el tiempo aprendes a conformarte con lo mediocre, a no esperar nada más, a aceptar el mal menor y, para mí, la soledad había sido justamente eso. Hasta que apareciste tú. Has convertido mi vida en un lugar mejor, en un sitio más tranquilo, en algo más feliz, inesperado. La forma en que lo hiciste fue fácil, simplemente supiste como estar ahí. Pasaste de ser un completo desconocido a ser una parte permanente de mi vida, a enseñarme lugares que jamás habría descubierto, a conocer puntos de vista que nunca nadie me había dado, a discutir por tonterías que nunca habría imaginado. Gracias. Gracias por recordarme lo que es apreciar a alguien, lo que es que una persona te importe hasta el límite de tener la necesidad de ser mejor, de quererme más para que tú pudieras verme y, durnante un momento, ser el culpable de hacerte sonreír. Suena absurdo, porque parece un esfuerzo, pero no lo es, contigo las cosas no cuestan, es lo bueno. Todo sale solo.

Volviendo al inicio. Te quiero. Créeme cuando te digo que he luchado contra viento y marea para que esto no sucediera, para no terminar enamorándome de ti. No he podido evitarlo. Lo siento, te quiero. Me importas y, aunque sé que te importo, no me quieres. No pasa nada. Yo a ti sí y, tristemente, me tengo que despedir. Odio las despedidas, es por eso que no te he dicho lo que siento, dolía demasiado pensar que, tras algo tan bonito como un te quiero, hubiera escondido expectante algo tan terrorífico como un adiós.

Es lo que tiene el saber que algo va a doler. Huyes. Sales corriendo sin mirar atrás y, si te arrepientes, no tienes nada que hacer. Cuando corres de algo tan rápido como yo lo hago, cuando te giras a mirar lo que dejas atrás, ya no encuentras nada. Quiero que seas feliz, que te enamores de alguien tanto que duela. Quiero que encuentres lo que tú me has dado a mí, y que sonrías con ello como lo hago yo. Pero perdóname, no quiero ser testigo de algo así. Ver que alguien se convierte en algo tan especial como tú lo eres para mí y, al mismo tiempo, ver como la vida que me has ofrecido me es arrebatada de las manos poco a poco por alguien a quien ni conoceré, es algo que no puedo soportar y, aunque duela, tengo que hacerlo pese a que, cuando me arrepienta, y me voy a arrepentir, será tarde para mirar atrás.

Pero no me gusta decir adiós.
Por eso, simplemente, diré hasta siempre.


Guardar en borradores.

1 comentario:

Alejandra Rico dijo...

Me gusta. Es una entrada triste, pero con ese deje de dulzura que hace pensar que merece la pena el precio que pagamos por eso tan raro y cruel que es el amor. No obstante, me duele darme cuenta de que la mordaza del miedo a retenido tus palabras y, por extensión, tus sentimientos en la bandeja de borradores. Esperaba que hubieses vencido a ese fantasma.
Es una buena entrada, me alegra leerte. Me alegra ver que sigues ahí.