¿Dispuesto a vivir?

Vivir significa enfrentarse a la vida. Reir, discutir, sentir. Enfadarse y alegrarse. Opinar. Aceptar y rechazar. Vivir comprende un término base: luchar. Desear no morir. Querer seguir adelante siempre. Vivir significa querer vivir bien. No dejar que el tiempo pase y morir deprimido. Intentemos hacer que nuestra vida sea mejor. Hablemos... No sé, ¿de vivir?

sábado, 21 de junio de 2014

Equilibrio



Nunca sabes lo que la vida te depara, a veces estás arriba, a veces estás abajo. Independientemente de dónde te encuentres lo que se supone que debes hacer es seguir ahí, sin importar las vueltas que puedan dar las cosas.

Poco a poco me he encontrado de nuevo y, mientras eso sucedía, todo ha vuelto a cambiar. De tener un trabajo a estar en el paro, de mantener mi cabeza en los estudios a no tener que estudiar. Todo en la vida cambia, el truco es aprender a lidiar con esos cambios y mantener tu esencia. Pese a todo, al final del día estamos solos y, es por ello, que lo mejor que podemos hacer es encontrar ese sitio en el que estar bien con nosotros mismos.

He encontrado el equilibrio. Creo que realmente se trata más bien de una posición de aceptación. Según se mire puede que de la imagen de que estoy pasando de todo pero, creedme, no es así. Tengo mil preocupaciones, y mil y un sueños que perseguir. He asumido que la vida es como es y, aunque luches, hay cosas que no cambian. Esto, al contrario de lo que pueda parecer, no implica que debas dejar que todo pase sin más, al contrario, se trata de luchar, de estar ahí día a día y de perseguir aquello que quieres pero, cuando algo no puedas alcanzar, tómate un respiro, analiza que estás haciendo mal, y ve a por ello con más ganas.

Normalmente cuando alguien me preguntaba qué tal estaba me limitaba a decir "estoy", como si eso fuera suficiente. No sé qué me ha pasado pero he llegado a algo más, estoy, pero no estoy mal. Quizás eso me acerque al estar bien, pero es algo que aún no sé y tengo que descubrir. El caso es que estoy realmente a gusto con cómo están las cosas. Podría indignarme, cabrearme o pasarlo mal, pero no puedo, me he cansado y mi cabeza no da para más. Las acepto y, sin agachar la cabeza, sigo hacia adelante. En algunos momentos se me va de las manos, por eso de que creo que, cuando siento como si alguien fuera a hacerme daño, tan solo me aseguro de hacerme daño yo primero y, de esa forma, el culpable soy yo, no otros. Es más fácil lidiar con lo que hacemos que con lo que nos hacen. Quizás no sea lo más sano pero, a día de hoy, es lo que mejor me funciona.

La vida es corta, debemos aprender a disfrutar de ella y a soportarla, aunque a veces cueste. Una sonrisa falsa es mejor que una cara triste y, si no puedes sonreír para ti, bueno, sonríe para los demás. Lo agradecerán.

1 comentario:

Garci Romero dijo...

Bonito blog, a través de un perfil en instagram te ví y nada más ver el enlace, dije: "Esto promete" jaja, y así es, me ha gustado!! Yo te invito al mío :-)