¿Dispuesto a vivir?

Vivir significa enfrentarse a la vida. Reir, discutir, sentir. Enfadarse y alegrarse. Opinar. Aceptar y rechazar. Vivir comprende un término base: luchar. Desear no morir. Querer seguir adelante siempre. Vivir significa querer vivir bien. No dejar que el tiempo pase y morir deprimido. Intentemos hacer que nuestra vida sea mejor. Hablemos... No sé, ¿de vivir?

domingo, 17 de junio de 2012

Karma



Llega el verano y, con él, la misma historia repetitiva de siempre. Cada vez que llegan estas fechas todo el mundo se alegra, verano, piscina, amigos. Para no cambiar esa situación yo empiezo a sentir lo mismo que siento cada vez que me toca dejar Madrid, una soledad abrumadora. Lo más gracioso de todo es que ni siquiera me he marchado todavía y ya veo como su sombra empieza a agarrarme.

Ya se sabe que en la vida todo va por etapas, en algunos momentos hay etapas buenas y en otras ocasiones hay etapas malas. En teoría y según como pasa el tiempo ahora debería venir una etapa buena, por todo eso de que llevaba meses pasándolo mal, pero creo que es mejor si dejo de engañarme a mí mismo. Este verano no va a ser una etapa buena.
Cada día que pasa cada persona de mi entorno va ocupando su lugar. Normalmente esto no me importaría si afianzasen su lugar cerca de mí, pero no, eso sería demasiado gratificante y el karma, ese gran amigo mío que ha decidido convertirse en un desgraciado no puede permitir algo así, no ahora, no en este momento.
No es que me sienta mal por estar en esta situación, al contrario, creo que por primera vez en mi vida la estoy aceptando con una determinación que llega incluso a asustarme.

Querido karma, no se si realmente he hecho cosas tan jodidamente malas que me merezco ahora estar como estoy. Ojala pudieras pasarme tu libreta de acciones para saber en qué me he equivocado. Sin embargo no pasa nada, estoy aprendiendo a asumir todo, no deja de resultar doloroso en cierto punto y en cierta parte me estoy acostumbrando al dolor y, cada vez que sucede algo nuevo, simplemente me resigno, lo asumo y espero a que venga una hostia mayor.

Todo el mundo avanza, en algún momento me tocará a avanzar a mí, o eso espero, ya se sabe, nunca se pierde la esperanza.

1 comentario:

Cristina dijo...

Lo malo no es que no se avance, lo malo es que aunque se quiera, aunque se desee no se pueda porque nos veamos en una jaula que de una forma u otra hemos construido. Estás en un momento malo pero puedes seguir, no hay nada que te pueda parar. Te queda mucho por hacer.